Los 4 trucos para rediseñar tu sitio web sin perder tu SEO

Search Engine Optimization

Los 4 trucos para rediseñar tu sitio web sin perder tu SEO

Quiero rediseñar mi sitio, pero no quiero perder el posicionamiento web

Lo más seguro es que si estás leyendo este artículo es porque estás en el proceso de cambiar el look de tu sitio web, situación que es bastante común, teniendo en cuenta que hoy en día más empresas reconocen que invertir en el diseño y la navegabilidad de su plataforma web ya no es un simple “lujo”, sino un elemento imprescindible en su estrategia de mercadeo. El diseño web es una pieza clave para mejorar tu presencia digital y una gran oportunidad para fortalecer tu imagen y reconocimiento de marca. 

Si no estás completamente seguro si debes o no rediseñar tu sitio web, aquí te mostramos algunas situaciones en las que es necesario este cambio. 

  1. El diseño está obsoleto: recuerda que tu sitio debe brindar una buena experiencia de usuario, por esto es importante adaptarse a las últimas tendencias del diseño web.
  2. No cuentas con un diseño responsive: cabe mencionar que desde el 2015, Google penaliza toda página que no cuente con este diseño, lo cual perjudica dramáticamente tu SEO, ya que Google no permite que estos sitios aparezcan en los resultados de búsqueda.
  3. Cambios en la imagen corporativa: si tu empresa ha cambiado de nombre, logo, eslogan o colores es necesario que estos cambios se reflejen también en el sitio web.
  4. Quieres optimizar la arquitectura de información: un buen consejo a seguir es que la estructura de tu nuevo sitio web sea sencilla y agradable, no solo para mejorar la experiencia del usuario y facilitarles encontrar lo que están buscando, sino también para optimizar el tiempo en que los bots de Google rastrean tu sitio web.

Si has tomado la decisión de cambiar tu sitio web, te recomiendo leer atentamente este artículo para no arriesgarte a perder todo el tiempo y esfuerzo que invertiste en la implementación de tus estrategias de SEO.  

      1. Evalua tu sitio web

Antes de empezar, es fundamental que evalúes cómo se está comportando tu sitio en términos de SEO. Es un trabajo tedioso y largo, ya que, tienes que analizar cada página y si tu sitio web tiene bastante contenido, el número de páginas es mayor. Una buena práctica a seguir es crear un spreadsheet con todas las páginas para ver el éxito de SEO de cada una y determinar qué estrategias están funcionando y qué se puede mejorar con el nuevo sitio web. Existen herramientas que te pueden ayudar en este proceso como SEM Rush o MOZ Analytics

Pero, ¿qué se debe evaluar en un análisis SEO?

  • La meta description (título y palabras clave) de cada página. Revisa si están demasiado cortas o largas, lo ideal es que no pasen de 155 caracteres. 
  • Enlaces rotos
  • Archivo robots.txt inexistentes o mal configurados.
  • Etiquetas de encabezado (H1) que no esten bien estructuradas.
  • La optimización de los nombres de las imágenes. Ej: rediseñar-sitio-web-seo.jpg    
  • El tiempo en que se carga la página web. A las personas les gustan las páginas rápidas, por esto asegúrate de que la velocidad sea de 2 segundos o menos. Con la herramienta Pingdom puedes medir el tiempo de carga de tu sitio web.
  • Los backlinks o enlaces externos dirigidos a tu página.

      2. Esconde tu proceso de trabajo de los robots

Mientras estás en el proceso de rediseñar tu sitio, acuérdate de guardar todo el nuevo trabajo en una ubicación en donde Google u otro buscador web no pueda rastrear o indexar. La razón detrás de esto es que Google te puede penalizar si detecta contenido duplicado, incluso cuando simplemente estás moviendo texto de un sitio al otro. Así que es importante que el sitio web anterior y su nueva versión no estén en línea al mismo tiempo. 

¿Cómo se hace esto? Puedes hacer que una página no aparezca en los resultados de búsqueda utilizando una etiqueta especial de HTML <META> para indicarle a los rastreadores web que no indexen el contenido de tu página.

Por ejemplo:

<Head>

<Title> ... </ title>

<meta name = "robots" content = "noindex, nofollow">

</ Head>

Otra manera de no indexar tu sitio web es utilizando el robots.txt, un archivo de texto simple que se encuentra en el servidor de tu sitio y le avisa a los rastreadores web como Googlebot si deben acceder a un archivo o no. Este archivo, y los robots con los que interactúan, son partes fundamentales de cómo funcionan los motores de búsqueda. Para bloquear todos los motores de búsqueda de tu sitio web, ten en cuenta de ingresar el siguiente modelo en el archivo:

User-agent: *

Disallow: /

      3. Cuida tus URL con las redirecciones 301 

Este paso puede ser el más importante en el proceso de migración y rediseño de tu sitio web. Las redirecciones 301 son comandos que le avisan a los buscadores web que una URL ha cambiado y ahora se llama de otra forma. De esta manera, las personas que llegan a través de la antigua URL son enviadas automáticamente a la nueva. Vale mencionar que la redirecciones son permanentes y tampoco tienen límite en cuanto al número de direcciones que quieras cambiar.

Es crucial que no te saltes este paso para evitar que tus usuarios no pasen por la desagradable experiencia de llegar a una página con error 404. 

evitar error 404

Ahora bien, para implementar una redirección 301 debes editar un archivo que controla la configuración del servidor, conocido como .htaccess, para introducir los comandos necesarios. En el caso de querer mover una página de una URL a otra, sería así:

Redirect 301 /vieja-pagina http://www.ejemplo.com/nueva-pagina

Cuando se trata de sitios como Wordpress, puedes utilizar uno de los muchos plugins de redirección y evitar tener que escribir código. Lo único que debes hacer es instalarlo y, una vez activado, ir a Herramientas » Redirección para configurar. 

plugin redireccion wordpress

Un buen consejo para ahorrarte posibles dolores de cabeza es hacer una copia de los HTML actuales, imágenes y archivos, esto en caso de que suceda algún imprevisto cuando se esté cambiando el sitio.

Tip: No olvides que a medida que vayas cambiando las URL de las páginas, debes ir actualizando los backlinks, los enlaces entrantes a tu sitio web, los cuales son clave para el posicionamiento web.   

      4. Agrega Google Search Console 

Cuando el nuevo sitio web esté al aire, te recomendamos instalar Google Search Console, antes conocida como “Google Webmaster Tools”, una herramienta gratuita que te ayuda a verificar el estado de indexación de tu sitio en los buscadores web. En otras palabras, te muestra todos los errores que Google encuentra cuando lee tu sitio web para que lo resuelvas de forma rápida. El propósito de Google Search Console es brindarte toda la información que necesitas para solucionar diferente problemas de las páginas y así mejorar tu posicionamiento web. Lo pueden manejar tanto los especialistas de SEO y desarrolladores web hasta los administradores del sitio web y empresarios. 

beneficios-google-search-console

Algunos de los beneficios de esta herramienta son:

  • Analizar el tráfico web y móvil
  • Ver cuáles son los keywords más utilizadas en las consultas que hacen los usuarios 
  • Analizar y generar archivos robots.txt
  • Identificar problemas con las meta etiquetas del título y la descripción
  • Ver todos los sitios web que te enlazan y a qué página te enlazan

Tip: Si necesitas ayuda, te recomendamos hacer clic en el banner de abajo para aprender cómo instalar Google Search Console.

Recuerda que al final del día, los cambios son buenos, y cuando se trata de rediseñar tu sitio web, es una buena táctica para estar en sincronía con los nuevos algoritmos de Google y las tendencias de diseño web. Ojalá este artículo haya sido de gran ayuda para aprender sobre cómo no perder tu historial SEO al momento de rediseñar tu sitio web. Si te gustó este post, ¡no olvides compartirlo con tus amigos!  

 

 

Checklist SEO On Page

 

Comments